Venta por Internet: cómo adaptar el packaging de los productos a los nuevos canales de venta

La venta por Internet gana terreno día a día y, aunque esté lejos de acabar con el comercio tradicional, cada vez más empresas ofrecen sus productos a través de tiendas online que les permiten llegar a los clientes estén donde estén.

En este entorno, el envase de los productos adquiere mayor importancia: ya no sirve solo para presentar el producto y aportarle valor, ahora tiene que cumplir varias condiciones que es importante no olvidar a la hora de vender online.

1. Proteger el producto: es la función principal de los envases, garantizar que el producto llegue en condiciones óptimas a su destinatario, evitando que se ensucie o se raye. En el caso de los productos alimenticios, los envases además facilitan su conservación durante más tiempo. Los envases y las cajas de cartón ofrecen ventajas en este sentido, por su capacidad de amortiguar golpes.

2. Facilitar el almacenaje y el transporte: cuando enviamos productos no podemos olvidar que van a pasar tiempo en almacenes, camiones o furgonetas. Los envases facilitan el almacenaje, sobre todo cuando optamos por cajas con forma de prisma o cubo.

3. Buscar la diferencia: los consumidores están cada vez más acostumbrados a recibir paquetes de compras hechas a través de Internet. Las marcas que consigan que sus envases y su forma de empaquetar los productos se diferencien del resto quedarán grabadas en la memoria de los consumidores.

4. Pensar en las circunstancias de cada envío y las necesidades de cada producto: hay productos que necesitan más protección que otros y en los envíos locales se suele correr menos riesgos que en los internacionales. Valora las circunstancias en cada tipo de envío e intenta sacar el máximo partido en cuanto a diferenciación y experiencia en cada caso.

5. Identificación de la marca: la marca ha de identificarse a primera vista. Si es posible que el logo aparezca en todos los envases, más fácil será de identificar.

6. Elegir materias primas sostenibles: el papel y el cartón ayudan a transmitir valores de marca como la responsabilidad social y el cuidado del medio ambiente.

7. Ofrecer una experiencia al cliente: recibir un paquete, aunque no sea una sorpresa, siempre hace ilusión. Las marcas deben utilizar el packaging y el embalaje para generar una experiencia lo más agradable posible a los consumidores para que quieran repetir.

Volver