Drimpak ofrece las claves para lograr el equilibrio entre atractivo y funcionalidad en los envases de productos gourmet

Una treintena de personas ha participado en “La importancia del packaging en el éxito de un producto gourmet”, la conferencia que ha organizado Drimpak en la 31ª edición del Salón de Gourmets, celebrada del 24 al 27 de abril, y para la que han contado como ponentes con Rosa María Vañó, Directora Comercial de Castillo de Canena; Alberto Bravo, Product Manager de Castillo de Canena y con Jan Pettersen, propietario de la Bodega Fernando Rey de Castilla. Las dos empresas trabajan con Drimpak, empresa en la que han encontrado el socio perfecto para participar en el proceso de innovación y desarrollo de su packaging y que les ofrece el envase de la más alta calidad que ellos buscan para sus productos.

Alberto Bravo, Jan Pettersen y Ana María Vañó participaron como ponentes en la charla organizada por Drimpak en el Salón de Gourmets.

Alberto Bravo, Jan Pettersen y Rosa María Vañó participaron como ponentes en la charla organizada por Drimpak en el Salón de Gourmets.

“Cada producto pide cómo tiene que ser su packaging. Hay que conseguir el equilibrio entre el contenido y el envase, ser coherente con el producto que fabricamos y no tener miedo al cambio y a la innovación”. Así explica Alberto Bravo la importancia que tiene el packaging en los aceites de Castillo de Canena. Un packaging que cuidan hasta el más mínimo detalle para diferenciarse de la competencia y llamar la atención de los consumidores.

Diseño, innovación y utilidad

En un producto de alimentación el envase cumple una doble función: no solo protege el contenido, sino que ayuda a que se mantenga en las condiciones óptimas durante el máximo tiempo posible. Y todo esto, sabiendo el producto que se vende, sus características y sus necesidades. Por eso, tal y como explicó Rosa María Vañó, el contacto con el proveedor de packaging se produce desde el momento en que se empieza a idear un nuevo producto. “Desde que empezamos a crear un producto nuevo tenemos que ver cuál va a ser su filosofía y qué pide en términos de envase. Nosotros trabajamos con el packaging desde el principio y a veces es el propio packaging el que nos da la idea”.

Para la Bodega Fernando Rey de Castilla el packaging es una parte esencial de su producto. La marca se creó en 1970, pero desde el año 2000, cuando fue adquirida por Jan Pettersen, ha introducido cambios. “Nuestro packaging comunica tradición, historia y prestigio de marca”, explicó Jan Pettersen en la charla. “Al mismo tiempo muestra modernidad y nuestra preocupación por usar materiales de la más alta calidad”. Al igual que los aceites de Castillo de Canena, los vinos Fernando Rey de Castilla se posicionan en el segmento Premium y se distribuyen principalmente en tiendas especializadas y alta hostelería.

Para este tipo de productos es fundamental cuidar su imagen de marca, una herramienta para posicionarse y diferenciarse de la competencia. Por eso, afirmó Pettersen, es importante estar en contacto continuamente con los proveedores de packaging. “El proveedor es nuestro socio en el proceso de llegar al mercado y tenemos que tener una relación muy estrecha. Nosotros podemos tener una idea para un envase, pero si el proveedor conoce bien nuestra casa nos dará sugerencias muy valiosas”.

Los tres ponentes coincidieron en que la innovación es necesaria para cualquier empresa que quiera ser competitiva. No basta con mantener los productos de más éxito, sino que cada año hay que sorprender al mercado con otros nuevos. En ese proceso de creación han de participar todas las personas implicadas, desde los productores hasta todos los proveedores que participan en la cadena. Y sobre todo, tal y como dijeron Rosa María Vañó, Alberto Bravo y Jan Petterson, ser coherentes con el producto y buscar el equilibrio perfecto entre continente y contenido.

Back